Un alumno erasmus de Cádiz en Ferrara (Italia): “Llevo desde junio buscando piso, al ver el número español cuelgan el teléfono”

El sueño de estudiar en el extranjero, conocer otra cultura, a nuevos compañeros, la certeza de vivencias imborrables que se quedarán para siempre. Esa es la premisa de la que parten la mayoría de estudiantes  que deciden cursar parte de sus estudios en otro país. Aunque a veces la historias se oscurecen, al menos al principio, como está pasándole a muchos jóvenes en Italia.

En las últimas horas, tal como informa Huelva Información, en localidades como Ferrara y Pisa, muchos estudiantes lo están pasando realmente mal para encontrar un piso. Los testimonios coinciden. Casi todos apuntan a una negativa constante a alquilarles pisos por su procedencia y por ser estudiantes. La imposibilidad de alquilar un piso les lleva a tener que dormir hacinados en habitaciones de algún conocido o en la misma calle, en estaciones de tren o bancos. A la UCA, de momento, no le constan incidencias de alumnado suyo en Italia.



Las cifras de estudiantes españoles en condiciones precarias varían por momentos. En las últimas horas, los compañeros de Huelva Información contabilizaron al menos 80. La situación está causando tal alarma que incluso medios italianos se han hecho eco de la situación.

En los próximos días, seguirán llegando más alumnos. Uno de ellos es un alumno matriculado de la UCA con el que ha podido hablar Diario de Cádiz. La bienvenida al curso en la Universidad de Ferrara fue este lunes 19 de septiembre, Alex no estuvo allí, decidió apurar los días en Cádiz. ¿Razón? Sigue sin piso después de intentarlo desde junio

Alex, erasmus gaditano en Ferrara: “No cogen el teléfono siquiera al ver que es un número español”

Alex ha vivido el principio del temporal de los erasmus españoles en Ferrara desde lejos. “Alargué el vuelo lo máximo posible”, cuenta. Ahora, no le queda otra que entrar en ese caos que hay instaurado en esta ciudad de Emilia Romaña. Por tiempo, no puede postergar más su llegada a la Universidad de Ferrara, donde hará este año el tercer curso de Biotecnología.

El drama de alumnos sin pisos que duermen en la calle le genera una lógica inseguridad. Este joven de 20 años aterriza en Ferrara este jueves 22 de septiembre y no tiene alojamiento para la noche. Le ha sido imposible conseguirlo. Dentro del tormento que viven los estudiantes españoles, hasta puede sentirse afortunado: ha conseguido alquilar una habitación para una semana a través de Airbnb. Por lo que desde este viernes 23, podrá retomar la búsqueda de piso con la seguridad de tener un techo. Eso sí, por nada menos que 175€ los siete días. Con él estarán más estudiantes que ha conocido en un grupo de Facebook. Y serán más de lo que el espacio y la propiedad permite.

Este apartamento lo tiene hasta el 30 de septiembre, después volverá a estar sin casa. La odisea de encontrar un sitio donde dormir durante este curso 2022/2023 empezó en junio. El joven dice haber contactado con hasta 50 propietarios diferentes. Directamente, ni contestaban. Si tenía la suerte de que le descolgaran el teléfono, era para decirles que no. Entre los porqués de la negativa, que solo se alquilan pisos a personas italianas o a mujeres.

La experiencia amarga de este gaditano se completa con un intento de timo. La persona que lo intentó estafar le pidió 250€, un precio muy por debajo de la media. Esto hace activar las alarmas de Alex que, ante la desesperación, decide seguir adelante. 

El precio lo consideró raro porque estaba fuera de mercado. El alquiler en Ferrara está viciado por la especulación inmobiliaria y la alta demanda. En la actualidad, ronda entre 500 y 600 euros la habitación. Alex sospechó de una posible estafa cuando le requirieron el pago rápido de 250€. Este se negó a abonar esa cantidad sin un contrato de por medio. Se lo llegaron a mandar, pero sin incluir datos personales. Así que zanjó el asunto.

Álvaro, un estudiante de la UCA: “En cada sitio que ibas te decían que no había o que no podías por ser erasmus”

La dificultad para encontrar piso o habitación para los estudiantes que van a Ferrara o a otros puntos de Italia no es nueva. Este agotamiento del sistema inmobiliario es similar al de muchos otros puntos de España. Por ejemplo, en Cádiz los estudiantes tampoco lo tienen fácil para encontrar un lugar donde pasar el curso. Los precios y las condiciones suelen complicar la búsqueda.

Este diario ha tenido la ocasión de hablar con Álvaro, alumno de Ingeniería Aeroespacial de la UCA que estuvo en Ferrara durante el segundo cuatrimestre de la temporada 2021/2022. Lo que está pasando en este inicio de curso, no le extraña en absoluto. Desde que empezara a buscar pisos en octubre de 2021 hasta que lo encontrara en marzo de 2022, ya una vez allí, pasaron muchas cosas.

Este joven cuenta que se encontraba con trabas para el alquiler debido a que muchos propietarios de pisos entendían que los erasmus españoles hacían “fiestas de más”. Al final, tuvo que viajar a Ferrara para iniciar las clases sin lugar donde dormir. De febrero a marzo, estuvo entre moteles, pisos de Airbnb y favores de amigos. En un solo mes, gastó alrededor de 1.000€ en alojamientos temporales.

“Estuve muy desesperado. Algunas inmobiliarias te decían que si pagabas 200 euros en adelanto te encontraban piso. Pagué ese adelanto. Realmente, era una estafa, no te buscaban nada. Te daban un numero de teléfono después de un tiempo y ya te ponías en contacto con el propietario. Encima, el piso no era nada de lo que pedías”, relata Álvaro. 

Aunque puntualiza que ser erasmus y español quita puntos, reconoce que los propios italianos también tienen serios contratiempos para hacerse con una vivienda decente. Resume de esta manera su experiencia: “Mucho gasto de dinero y mucho estrés. En cada sitio que ibas te decían que no había o que no podías (alquilar piso) por ser estudiante erasmus”.

Enlace de origen : Un alumno erasmus de Cádiz en Ferrara (Italia): "Llevo desde junio buscando piso, al ver el número español cuelgan el teléfono"