“Nunca seremos buenos policías si no somos buenas personas”

“Nunca seremos buenos policías si no somos buenas personas”. La frase, pronunciada este martes por el jefe provincial de la Policía Nacional en el transcurso de las celebraciones del cuerpo en Cádiz, es toda una declaración de intenciones en tiempos difíciles. Arropado por el subdelegado del Gobierno, José Pacheco; el fiscal jefe provincial, Ángel Núñez; el comisario jefe de Operaciones, José Manuel Menacho; y el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz, Jesús Núñez, el sustrato de la intervención de Santos Bernal fue más allá de la clásica retahíla de operaciones realizadas durante el último año por sus hombres para, desde la mirada reposada que dan los años de experiencia, detenerse en el basamento sobre el que debe edificarse la labor cotidiana del buen policía, el buen hombre trasmutado en providencia para la sociedad.

Santos Bernal recordó que en 2024 el cuerpo cumplirá dos siglos y que esto no debe sino ser un acicate para, al igual que hacen los malos, perfeccionarse, seguir formándose, aprendiendo, actualizarse y perseguir “cualquier acto que se desvíe de la legalidad”. También tuvo palabras de agradecimiento para los agentes que han arriesgado su vida en rescates de ciudadanos que habían caído al mar en la Alameda recientemente o más alejado en el tiempo detrás del Castillo de San Sebastián.



“Es una profesión dura la nuestra”, reconoció ante el auditorio que le escuchaba en la Residencia Militar de Cortadura, donde había compañeros y compañeras, muchos de ellos recién salidos de la academia de Ávila. “El 17% de los 70.000 agentes con que cuenta la Policía son mujeres. Y espero que sean muchas más cada vez. Es un orgullo trabajar con vosotras”, dijo.

Recordó también el comisario jefe provincial que durante el último año se han ganado múltiples batallas contra la lacra del narcotráfico, que extiende sus alas sobre comarcas como el Campo del Gibraltar. Y ofreció datos esperanzadores, como esos más de 500 detenidos o las 738 operaciones llevadas a cabo por las diferentes unidades.

Entre todas las operaciones que citó resaltó sobre todo la Split, en la que cayó un grupo itinerante dedicado a robar joyas en viviendas; la Green Giant, en la que se desmanteló un inmenso cultivo de marihuana escondido entre cáñamo en el Colorado; la operación Mosquito, en la que se detuvo a los responsables de arrollar a una patrulla policial en Sanlúcar y que escondía un arsenal de armas de fuego, o la Robin Hood, de la Comisaría de San Fernando y en la que se destaparon decenas de estafas a través de ventas online.

Ytras las palabras del jefe, que acabó su intervención leyendo emocionado la carta del pequeño Bruno, un niño jerezano de cinco años que planta cara a su enfermedad sin perder de vista su sueño de llegar a ser policía, llegó el momento de la entrega de las medallas a los condecorados. Uno de los reconocidos por su labor, el policía José María Romero, fue el encargado de dar las gracias en nombre de sus compañeros. “Llevo 27 años en el Cuerpo y he visto muchos cambios pero si hay algo que jamás ha cambiado es el sentimiento de compañerismo”, dijo.

José Pacheco

José Pacheco, subdelegado del Gobierno, fue el encargado de cerrar la ceremonia con un discurso en el que agradeció los desvelos de esa gran familia que es la Policía Nacional. “La ejemplaridad, excelencia, especialización y profesionalidad son algunos de los rasgos que os definen. También la humanidad, el respeto y el compromiso, valores todos ellos para alcanzar el objetivo de la convivencia y el bienestar social”, dijo.

Recordó Pacheco, como antes hizo el comisario jefe, el esfuerzo de la Policía para cubrir la seguridad este año postpandémico de eventos como el Rocío, las ferias de las diferentes localidades, la Sail GP, el Mundial de Motos o la Magna de Cádiz. “Eventos que han sido un éxito y que han contado con una excelente labor de la Policía Nacional, yendo más allá de vuestras competencias.

Para cerrar su intervención recordó el excelente bagaje que ha dado el Plan Especial de Seguridad, con más de 10.840 detenidos e investigados; más de 1.400 toneladas de droga incautadas y su ampliación a seis provincias andaluzas, “prueba de que cada vez es más difícil para las mafias de la droga operar en nuestra provincia”.

Enlace de origen : “Nunca seremos buenos policías si no somos buenas personas”