El tren se atasca a la hora de mejorar el servicio entre Cádiz y Madrid

El final de la pandemia no le ha sentado nada bien al sistema ferroviario en Cádiz. Mientras en la mayor parte de las rutas del tren en el resto del país se han recuperado los servicios previos al Covid, aquí seguimos limitando los viajes a Madrid a tres movimientos diarios por sentido, frente a las cinco o seis que se llegaron a contar hasta 2019.

Esta situación dificulta la compra de billetes, pues se agotan con rapidez. Tampoco ayuda mucho el refuerzo de los Media Distancia a Sevilla, para viajar en el AVE a la capital, pues el billetaje no tarda en venderse de la misma forma.



Por si fuera poco, Renfe aún no ha puesto a la venta en Cádiz los billetes para las fiestas de Navidad, lo que está provocando quejas entre los usuarios, cuando sí se pueden adquirir en otros destinos.

Todo ello se une a los continuos problemas que se están produciendo en algunos servicios, sobre todo los Alvia a Madrid. Fuentes del sector ferroviario destacan que los seis trayectos de ida y vuelta sólo se cubren con dos trenes, por lo que si un viaje terminado con retraso, lo que está pasando cada vez más, se produce un efecto dominó con el resto de los trayectos.

Asumiendo estos problemas, Renfe ya indicó hace unas semanas que estaba pendiente de concluir los trabajos de mantenimiento y modernización de los Alvia, por lo que varias unidades estaban en proceso de revisión. Más lento es el proceso de formación de nuevos maquinistas para atender estos servicios, pues el aprendizaje y es largo en el tiempo.

No hay una fecha para la normalización del servicio con Madrid: ni para la entrada en plantilla de los nuevos maquinistas ni para la recuperación de todos los trenes Alvia y, con ello, los cinco o seis viajes por sentido entre la Bahía y la capital. Y tampoco la hay para la conclusión de las obras de mejora en la red que, a priori, deberían de reducir algo el tiempo de trayecto entre las dos zonas.

Así, hoy hay dos tramos sobre los que se actúa: Cádiz-Sevilla y Sevilla-Madrid.

En el primer caso, tras las eternas obras de duplicación de la vía férrea, terminadas hace unos años, ahora el servicio se ve parcialmente afectado por diversos trabajos que se ejecutan en el entorno de Sevilla y en su densa red de Cercanías. Pero lo más importante en este caso es el retraso en la puesta en funcionamiento del sistema de control y mando de trenes, ERTMS, que refuerza la seguridad del ferrocarril.

Los equipos, tras un largo proceso, ya están instalados, pero queda por concluir el proceso de pruebas y verificación. En todo caso, la maquinaria de Adif que realiza estos trabajos está ahora destinado a la conexión con Murcia y la variante de Pajares, por lo que habrá que esperar.

Cuando entre en servicio podrá incrementarse la velocidad entre Jerez y Utrera a los 220 kilómetros/ hora, frente al límite de 160 actual. Ir más rápido entre Jerez y Cádiz resulta hoy imposible debido a la cercanía de todas las estaciones intermedias que hay: El Puerto, Puerto Real y San Fernando, y la vía en curva en parte del recorrido.

Las obras en la línea de alta velocidad

En el caso de la línea de alta velocidad, el proyecto es de mayor calado y con un tiempo de ejecución mayor. La inversión en la modernización de la que fue la primera línea de alta velocidad en España, inaugurada en 1992, se eleva a 650 millones de euros, de los que ya se han contratado obras por valor de 570 millones de euros.

Este proyecto se prevé esté terminado a principios de 2026, aunque teniendo en cuenta los retrasos que siempre se acumulan la finalización de los trabajos podrían demorarse en el tiempo y, sobre todo, por los meses que se consumen en las pruebas del nuevo sistema de seguridad.

Sin embargo, no hay datos para la ejecución de obras de modernización en el intercambiador de Majarabique, que está sufriendo averías en los últimos meses que afectan al servicio.

Si se logran cumplir los plazos y la modernización de la línea AVE, la velocidad podrá aumentar y con ello rebajar el tiempo de viaje. Todo ello debería de favorecer al propio trayecto de los Alvia (o los nuevos Avril si algún día pueden ser utilizados en Cádiz), que utilizan esta vía.

Ni Renfe ni Adif se plantean ahora fijar horarios a medio plazo, aunque expertos en el sistema ferroviario considera que si todo funciona de forma adecuada: sin obras en la red, con los sistemas de seguridad ya en marcha, con la línea AVE ya modernizada y con el intercambiado en buen uso, el trayecto entre Cádiz y Madrid podría llegar a reducirse hasta en 25 minutos, siempre y cuando no se realicen paradas intermedias entre Madrid y Jerez (hoy hay una ruta que va directo y que cuenta con un tiempo de paso de 4 horas, por lo que con esta hipotética reducción se alcanzaría el compromiso planteado hace años de unir las dos capitales en 3 horas y 30 minutos).

Enlace de origen : El tren se atasca a la hora de mejorar el servicio entre Cádiz y Madrid