El Dios Momo y la Bruja Piti, en peligro

El Carnaval de 2023 está llamado a ser el de la recuperación de la normalidad, tanto en sus fechas como en el desarrollo de su celebración. No obstante, a falta de tres semanas para su oficial inicio, esa normalidad se puede ver truncada por la ausencia de dos personajes que aunque secundarios tienen su papel, su cuota de protagonismo y su tradición en la ciudad. Y es que a día de hoy no hay quien cree las efímeras figuras del Dios Momo y la Bruja Piti, que cada año se queman durante la semana de Carnaval.

Por segunda vez ha quedado desierto el concurso público convocado por el Ayuntamiento de Cádiz para la creación y montaje de las representaciones de esas figuras carnavalescas. Y eso que la administración local incrementó el precio de la licitación en más de 1.000 euros.



La primera convocatoria salió a licitación en el mes de noviembre, extendiendo el plazo de presentación de ofertas hasta el 9 de diciembre y fijando el precio del contrato en 8.336,90 euros (IVA incluido). Ante la ausencia de ofertas, el Ayuntamiento sacó de nuevo el contrato a concurso público el pasado 23 de diciembre, en esta ocasión incrementando la partida económica hasta los 9.680 euros (también incluyendo el IVA del 21%).

Pese a esta subida, el concurso ha vuelto a quedar desierto, tal y como ratificó la mesa de contratación reunida el día 17. “Tras finalizar el plazo de presentación de ofertas y realizar las oportunas comprobaciones a través de la Plataforma de Contratación del Sector Público, se constata que no se ha presentado oferta alguna a la licitación”, reza el acta de esa convocatoria.

Por tanto, a día de hoy el Carnaval de Cádiz no cuenta con las figuras del Dios Momo y la Bruja Piti, que habitualmente se queman durante la celebración de la fiesta (el Momo en vísperas del Miércoles de Ceniza tras el pregón que se celebra en la plaza de San Antonio y la Bruja Piti el Domingo de Piñata como colofón a la fiesta oficial).

Enlace de origen : El Dios Momo y la Bruja Piti, en peligro